fbpx

La desigualdad y la vejez tienen rostro de mujer

Ago 25, 2022 | Cuidados, Notas

Cada 28 de agosto se conmemora el Día de la Ancianidad en Argentina. La fecha nació en 1948, cuando se incluyeron varios ejes en la reforma constitucional dedicados a ese sector de la población: derecho a la asistencia, a la vivienda, a la alimentación, al vestido, al cuidado de la salud física, de la salud moral, al esparcimiento, al trabajo, a la expansión y al respeto.

Luego de 74 años de esta iniciativa encontramos que las personas mayores aún enfrentan una situación de abandono social y precariedad económica, que se suma a la desigualdad de género existente también en este grupo poblacional. 

Más pobres

Según informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), el precio de la Canasta Básica Alimentaria aumentó 6,3% en julio, por lo que por que un grupo familiar necesitó contar con ingresos por $111.297 para no caer debajo de la línea de la pobreza; mientras tanto, las y los jubilados que cobran la mínima, y son casi la mitad del universo de jubiladxs, percibirán a partir de septiembre $50.353.

Esto muestra la situación de bajos ingresos que perciben la mayor parte de las y los jubilados, pero, a su vez, si sumamos la situación de las jubiladas en relación a sus compañeros varones vemos que aparece nuevamente una brecha de género, donde las mujeres se encuentran en una situación de mayor vulneración económica. Según destaca Ecofemidata, existe una brecha del 13% entre las jubilaciones promedio que perciben las mujeres y los varones.

Más precarizadas

La vejez aparece como un fenómeno femenino. Según el último dossier creado por el INDEC, en  2010 entre los niños y niñas de 5 a 9 años se registraron 97 mujeres por cada 100 varones. En cambio, entre los adultos de 60 a 64 años, había 113 mujeres cada 100 varones. Esto se relaciona también con que la esperanza de vida de las mujeres es casi siete años superior a la de los hombres en América Latina, según el libro Envejecimiento, personas mayores y Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de Sandra Huenchuan.

Al hablar de mujeres mayores se las considera como “abuelas”, asumiendo a la mujer en el rol como madre, ligada a la idea de hogar y asumida a partir del rol de cuidadora. Esto implica un trabajo invisibilizado y no remunerado, que se vio incrementado durante el período de pandemia, donde muchos chicxs se quedaron en sus casas. En muchos casos las personas mayores son las que necesitan los cuidados, y también son  mujeres las que están a cargo: en nuestra región las mujeres realizan 55 de cada 100 horas de cuidado de adultas mayores. 

Feminismo para todas

Hace unos meses junto a OXFAM creamos la campaña “Nos une el cuidado”, donde hablamos sobre la importancia de reconocer estos trabajos de cuidado, es decir identificarlo como el trabajo que permite la sostenibilidad de la vida y plantear alternativas de ingreso, como la profesionalización de los cuidados. A su vez es importante su reducción, es decir la provisión mediante servicios públicos de cuidado de acceso universal como sistemas sólidos de salud, jardines materno paternales, casas de cuidado de personas adultas mayores, centros de cuidado especializado. 

Para eso es importante luchar contra el desconocimiento que existe por ese sector de la población y la discriminación, lo que se conoce como edadismo. Como resalta el escrito: “Es fundamental también trascender la visión convencional de que la vejez es una etapa puramente de dependencia y considerar a los cuidados como procesos que permiten y sustentan la autonomía de las personas el mayor tiempo posible. Esta concepción lleva a plantear la necesidad de inversiones que posibiliten la vivencia y el establecimiento de la vejez activa, y sociedades que se transforman para adaptarse a poblaciones longevas atendiendo las necesidades y derechos de quienes permanecen trabajando por más tiempo y reconocer los derechos de quienes dejan de participar en el mercado laboral”.

Las adultas mayores son sujetos de derechos; por eso, el gerofeminismo propone defender los derechos de las mujeres y diversidades en la vejez, y derribar los estereotipos sociales y culturales que heredamos y con los que crecimos. En el Día de la Ancianidad creemos muy importante resaltar estas desigualdades, para así apostar por el cuestionamiento de la cultura gerontofóbica, la revalorización de la vejez con una mirada inclusiva y de género y la construcción de una sociedad más igualitaria. 

Si te gusta o te sirve lo que hacemos te invitamos a apoyarnos potenciando nuestros proyectos, haciéndote socie del #ClubEcofeminita o realizando una donación.

TwitterTelegramFacebookWhatsApp

Notas relacionadas

Día de las niñeces: ¿Qué ofertas…

Por Flor Tundis y Maitena Minella En el #Díadelasniñeces nos disponemos a reflexionar, ¿Cómo estamos formando a les más peques? Si bien hay innegables conquistas de la agenda de género, diferentes estudios muestran que hay desigualdades que son más difíciles de...

Kill Gap: Vol 2

Kill Gap: Vol 2

Nos preguntamos cómo empieza a gestarse la segregación horizontal en la educación superior y qué dinámicas adopta en el mercado de trabajo.

Presupuesto para cuidar, ¿pero con qué…

En un contexto de promesas inconclusas, de proyectos de ley anunciados y jamás tratados, las intenciones de disciplinar y dar solvencia al Estado no pasan desapercibidas por las feministas que seguimos atentas a las políticas que buscan achicar la desigualdad de...

Economía feminista para activistas

Economía feminista para activistas

Nuestras ecofeminitas, Lucía Espiñeira y Justina Lee, participaron de ‘La Bola de Cristal’, un espacio organizado colectivamente con el Fondo Centroamericano de Mujeres y Fondo Semillas, en donde activistas y defensoras reflexionan sobre “#LaJusticiaQueQueremos”.

Menos plata y más trabajo

Menos plata y más trabajo

Las cifras del último año muestran una mejora en término de empleos, pero no mejoran la situación de las trabajadoras. Tareas de cuidado y labores precarizadas.

Orgullo cinéfilo: la representación LGBT+ audiovisual

Orgullo cinéfilo: la representación LGBT+ audiovisual

Por Florencia Tundis La teoría de cine feminista analiza las narrativas audiovisuales desde una perspectiva de género; estudia como están construidas las historias y los personajes y como están conformados los equipos audiovisuales. Quienes escriben los guiones y...

Más mujeres al poder y menos…

Más mujeres al poder y menos…

Los nuevos cambios en el gabinete nacional con la salida de Matías Kulfas y la entrada de Daniel Scioli son oportunidades perdidas para diversificar la foto del poder en Argentina.

Kill Gap: Vol 2

Kill Gap: Vol 2

Nos preguntamos cómo empieza a gestarse la segregación horizontal en la educación superior y qué dinámicas adopta en el mercado de trabajo.